miércoles, 15 de marzo de 2017

Nico Naranjo presenta "La Patrulla Tucán"

La pasada semana pudimos acudir a la presentación del cómic La Patrulla Tucán de nuestro antiguo alumno, y actual profesor Nico Naranjo. No hace falta mencionar el éxito de convocatoria (no cabía ni una persona más en la sala), pero es que la ocasión lo merecía. 


Si te perdiste su magnífica conferencia todavía tienes la oportunidad de visitar la exposición con los originales de La Patrulla Tucán, un cómic lleno de color y humor que habla de superación personal.  

En esta entrevista, conocerás mucho más de su trayectoria y experiencia personal. ¡No te la pierdas!



Hola Nico. Lo primero, enhorabuena por tu reciente publicación. Estarás que no cabrás en ti de orgullo. ¿Qué significa para ti la publicación de este cómic?

¡Hola! Pues significa bastante en varios frentes... Lo primero es una confirmación. La confirmación de que sí se puede, que al final del larguísimo y lento proceso de hacer un tebeo, efectivamente, hay un tebeo. Después, la conjugación de mis dos pilares personales, que son los scouts y el dibujo. Ver cómo juntos se hacen más fuertes para convertirse en algo que puede llegar de esta manera al público es una sensación extraordinaria. Y por último significa esperanza. Esperanza en el futuro, en las cosas que están por venir gracias a que ahora sé que el esfuerzo sí pare tebeos.



Te formaste aquí y has crecido con nosotros, ¿que influencias te ayudaron a crear tu perfil artístico?

Estudié 4 años en la escuela, teniendo muy claro que mi futuro pasaba por los cómics. Mis principales influencias vienen de ahí: Skottie Young, Jake parker, Guillaume Singelin, Bastien Vivès, Joann Sfar, Valentin Seiche... ¡Son muchos para nombrarlos todos! Un ejercicio muy chulo para reflexionar sobre tus influencias es pensar en 50 artistas que te emocionen. Cuidado, 50 se dice muy pronto. Una vez los tienes, buscar dos artistas que hayan inspirado a cada uno de esos 50 artistas. Te das cuenta de qué influencias tiene cada uno de tus referentes y puedes aprender muchas cosas de ti mismo.

Esta claro que tienes un estilo muy personal, pero hemos visto que sabes moverte entre varias disciplinas. Cuéntanos sobre tu trabajo en general.


Además de la Esdip, estudié Bellas Artes. Eso me obligó a tener toda la versatilidad gráfica posible: carboncillo, óleo, arcilla, forjar metal... Todo eso me suena bastante, pero claro, al final la cabra siempre tira al monte. Los tebeos son lo que hago. Es un mercado muy lento y de difícil ascenso, sólo apto para corredores de fondo. Mientras las cosas van saliendo poco a poco he trabajado ilustrando pequeños proyectos editoriales, libros de texto, alguna animación, viñetas en periódicos. En realidad no demasiado, hay auténticos profesionales del mundo de la ilustración ahí fuera, no me considero uno de ellos.

Concretando un poco, la creación de personajes, el dominio del cuerpo, el dinamismo, está claro que lo que más te gusta es jugar con la figura.

Sí, es donde más cómodo me siento. El diseño de personajes es la manera más fácil y efectiva de hacer que alguien empatice, se sienta reflejado en tu obra. Además, digan lo que digan los profes de la Esdip, dibujar fondos mola menos, todos lo sabemos... ¡Es broma! Dibujad entornos chic@s, no hacerlo es una limitación.

Cuando empezaste con este proyecto, ¿cómo se desarrolló todo? ¿Cómo preparaste el trabajo para llegar a ello?


La Patrulla Tucán empezó como un proyecto personal de webcomic junto a otros compañeros en un blog llamado 10.000 horas. Lo hacíamos todo muy deprisa y corriendo, pero sólo para nosotros y esa es la mejor manera de hacer una buena obra, algo puro de verdad. Como los Sex Pistols pero mucho menos guays, vaya. Al mismo tiempo cursaba El Taller 3 en Esdip con Kenny Ruiz y usaba La Patrulla como medio para experimentar y olvidar todo lo que aprendía en clase. Con el estrés de las entregas, 10.000 horas fue quedando un poco olvidado y La Patrulla también. Fue una pena que se enfriase de esa manera.


El mundillo editorial apoya en general poco al creador joven, pero tu has conseguido hacerte un hueco muy rápido. ¿Te fue fácil acceder a que te aprobaran para este proyecto?

Sucedió bastante rápido en este caso, fue muy suave. Laura, de La Tribu Ediciones, pudo echarle un ojo a mi historia, Trisquel, en el tomo recopilatorio de El Taller 3 y le interesó mi trabajo. Me preguntó que si tenía algo en la recámara para empezar a trabajar con ellos y me acordé de La Patrulla. Empezamos a trabajar en ello desde entonces, luego apareció Dibbuks en la ecuación. Lo cierto es que no me puedo quejar de editoras, Marion y Laura han estado trabajando en La Patrulla tanto como yo. Quiero comentar también que en realidad sólo este proyecto ha sido tan sencillo. En mi experiencia, llegar a un editor es muy difícil, pero llegar al que está decidido a publicarte es una tarea enormemente dura. Todos los que estamos en esto tenemos en la espalda MUCHOS más fracasos que éxitos. Pero no sé, me hacen sentir como un super saiyan lleno de cicatrices de batalla. 

Podrías darle algún consejo al que quiere seguir tus pasos para conseguir publicar sus historias o sus cómics?


En realidad sólo uno. Sé sincero contigo mismo. ¿Son los tebeos lo que realmente quieres? Esta profesión te va a cambiar la vida, te va a exigir mucho y va a a tardar más en devolverte lo que le has dado. Si sigues en tus trece, se consecuente. Dibuja páginas de tebeos, escribe historias para tebeos, lee tebeos, compra tebeos, habla de ellos, conoce a otros autores, viaja a las ferias de cómic. Todo lo demás lo da la experiencia, lo que significa que todos seguimos aprendiendo.

A la hora de conseguir un cierto nivel de dominio del volumen, de la linea, te hemos visto practicar y practicar. ¿Cómo fue tu progreso como aprendiz y luego como dibujante profesional nobel?

Como profesional, el dibujo va a formar parte de tu rutina al ritmo de ocho horas al día como poco, así que lo mejor es acostumbrarse antes de que te sorprenda. Siempre he estado metido en proyectos de uno u otro tipo, la única diferencia real es que ahora hay más que implican un movimiento económico y que me permiten ganarme la vida.



¿Qué tienes en mente a partir de ahora?

Más proyectos. Puede que me edite hasta un fanzine. Continuar ilustrando un juego de cartas que empecé hace tiempo. También estoy preparando un proyecto para Ankama, con un guionista, pero es pronto para cantar victoria aún con eso, ya sabéis cómo va todo. Creo que he pintado muy difícil y tortuoso el camino del samurai de los tebeos. Pero no hay duda, merece la pena.

Nico, es un auténtico placer disfrutar de tus dibujos en primera persona y ver tus bocetos y tus stories de preparación. Te deseaamos los mejores resultados para tu publicación y que sea tan solo la primera de muchas otras. Enhorabuena y muchas gracias.



Sigue sus nuevos proyectos en: http://niconaranjo.tumblr.com/